UPA-UCE Extremadura ha cifrado en más de 336 millones de euros las pérdidas por la sequía en el campo en un año considerado como “el tercero más seco en lo que llevamos de siglo”, de modo que reclama “medidas urgentes para paliar sus efectos en nuestra región”. “La falta de lluvias y las altas temperaturas hacen que la sequía se agudice cada día más y la falta de agua genere mayores problemas en el campo”, indica la organización agraria. A esta situación se suman cultivos como el olivar y el viñedo. El primero padece una reducción del 38 por ciento de la producción y unas pérdidas de 60.200.000 euros y, el segundo, con una merma de más del 30 por ciento de la producción y una cifra de pérdidas que supera los 41 millones de euros, según UPA-UCE. “Desgraciadamente, tenemos que hablar de una situación de emergencia para el secano de nuestra región ya que, solo en pérdidas, sumamos ya más de 336 millones de euros. Es necesario que las administraciones se sienten con el sector para analizar esta situación e implantar las medidas necesarias”, reclama el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Comparte en tus redes sociales: