UPA-UCE Extremadura propone que las ayudas al ovino y caprino se mantengan durante un mes después del levantamiento del estado de alarma en España, ya que “el efecto miedo” generado por el COVID-19 y la preocupación por el contagio perdurará durante un tiempo en la memoria colectiva de la sociedad, lo que provocará que la vuelta a la normalidad social no se recupere inmediatamente después del levantamiento del estado de alarma. Esta es una de las propuestas que UPA ha presentado en un documento de alegaciones una vez examinado el proyecto de Real Decreto que establece las bases para la ayuda al sector ovino y caprino como consecuencia de la crisis generada por el coronavirus.

Además, desde UPA-UCE mantienen que el Real Decreto debe favorecer la salida de corderos y cabritos de las explotaciones ganaderas con destino a su sacrificio en un matadero autorizado, y además la salida de corderos y cabritos a centros de concentración (cebaderos), o centros de tipificación.

Esta organización agraria considera “excesivo” el plazo máximo propuesto de tres meses que tendrán las comunidades autónomas, una vez publicado el Real Decreto, para la solicitud de dichas ayudas.

Por otro lado, desde UPA-UCE mantienen que el establecimiento del número de animales máximos subvencionable por explotación es uno de los aspectos clave de este Real Decreto, y el cual puede conllevar un trato discriminatorio para aquellas explotaciones de carácter asociativo o con un número elevado de animales. “Por este motivo proponemos que el número de animales máximo se establezca, no por explotación, sino por el número de UTAs de la explotación”, señala el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas.

Otra de las alegaciones a las que ha hecho referencia UPA-UCE es que “teniendo en cuanta el desplome que está sufriendo el sector del ovino-caprino de todo el territorio nacional, es más que previsible que la dotación presupuestaria de esta ayuda se supere, y que las comunidades autónomas no tengan capacidad suficiente debido a los importantes gastos que la crisis sanitaria del COVID 19 está causando”. Por ello, UPA-UCE apuesta por que no se concedan las ayudas por riguroso orden de presentación, sino que en todo momento debería aplicarse un prorrateo de todas las ayudas, bien lineal o en función de distintos tramos en función del número de animales admisibles según tamaño y UTAs de la explotación.

Por último y para frenar el alto número de explotaciones que están desapareciendo, desde UPA-UCE solicitan que el Real Decreto también contemple una ayuda a la reposición de animales para las explotaciones.

Comparte en tus redes sociales: