La organización profesional agraria UPA-UCE Extremadura ha reclamado que se incentive la calidad vía precios para una autorregulación del viñedo ante las previsiones de una campaña vitivinícola de menor producción con respecto al año pasado debido, fundamentalmente, a la sequía y las altas temperaturas.

A esto se le suma el bajo precio de la uva por la disminución del precio del vino, por lo que esta organización agraria augura “un año complicado para el viñedo”, donde los productores “corren el riesgo de no llegar a cubrir ni tan siquiera los costes de producción”.

De este modo, UPA-UCE Extremadura ha considerado “conveniente” la puesta en marcha de una medida de regulación de mercado, como puede ser el almacenamiento de parte de la producción de vino, para conseguir que los precios se estabilicen.

Aunque, como ha expuesto la organización agraria en nota de prensa, para ello, necesita el consenso de todo el sector productor dentro de la Interprofesional.

Como medida de autorregulación de los propios viticultores, UPA-UCE Extremadura ha demandado que el sector industrial pague la calidad de la uva. “Solo de esta forma podríamos renunciar a las grandes producciones para mantener la viabilidad de nuestras explotaciones”, ha apuntado la secretaria del vino de UPA-UCE, Catalina García.

Según las previsiones que manejan desde esta organización agraria, se podrá empezar a vendimiar a mediados del mes de agosto y, a pesar de que gran parte del sector está ya mecanizado, esta organización agraria se ha mostrado “preocupada” por la falta de mano de obra especializada la campaña de la vendimia.

Comparte en tus redes sociales: