La organización agraria UPA-UCE Extremadura ha alertado este jueves de que la “especulación” de los mayoristas está arruinando a los productores de maíz de la región, por lo que ha reclamado la puesta en marcha de una “cláusula de salvaguarda” que “impida las importaciones masivas de terceros países”.

Así lo ha planteado UPA-UCE Extremadura a través de una nota de prensa, en la que ha alertado de los que precios del maíz han caído en torno al 12 por ciento con respecto al último mes “debido a la manipulación del mercado por parte de los mayoristas y grandes operadores de cereal”, quienes “traen producción de fuera en estas fechas con el objetivo de hundir los precios en el inicio de la recolección”.

Ante esta situación, la organización alerta de que el objetivo que persiguen estos mayoristas es “una vez finalizada la campaña y cuando ya tienen comprado el maíz barato, subir el precio” a los ganaderos, lo que consiste en definitiva en “especular con esta producción y perjudicar a los agricultores y ganaderos”.

“Nos encontramos ante los primeros días de recolección de un cultivo muy importante en Extremadura, que aglutina más de 40.000 hectáreas de nuestros regadíos”, ha señalado UPA-UCE, quien ha avanza que existe una “una merma importante” en la producción, de unas dos o tres toneladas por hectárea, lo que se traduce en un 15 por ciento menos con respecto a un ejercicio normal.

La organización ha achacado este descenso de producción a la “primavera muy seca” de este año y a la falta de lluvias que “ha afectado al nacimiento y desarrollo de la planta”, a lo que se unen, señala UPA-UCe, los “problemas derivados de las plagas que se han producido por las suaves temperaturas”.

Ante esta situación, el secretario general de UPA-UCE, Ignacio Huertas, ha querido hacer un llamamiento al Ministerio de Agricultura para que “tome cartas en el asunto e impida esta especulación, ya que perjudica gravemente al conjunto del sector”, ha dicho.

Ante campañas como ésta, la organización agraria ha pedido la puesta en marcha de una cláusula de salvaguardia que “impida las importaciones masivas de terceros países y así evitar precios ruinosos que amenazan con llevar a la desaparición a muchas explotaciones”, señala.

Finalmente, UPA-UCE Extremadura ha recomendado a los agricultores que, “en la medida de lo posible, no vendan a estos precios ruinosos” y esperen a que se recuperen las cifras en este “intento claro de manipulación”.

Comparte en tus redes sociales: