Ante la buena situación del mercado del tomate para la industria, UPA-UCE reclama una subida de precios para que los productores puedan cubrir costes

UPA-UCE Extremadura alerta de que el intenso calor de estos días reducirá la producción en el inicio de la cosecha de tomate, un cultivo fundamental para nuestra economía y que la próxima semana empezará a recogerse de manera generalizada en las industrias.

Esta campaña de recolección se inicia con dos semanas de retraso debido a que la lluvia persistente y el granizo del mes de abril provocaron retrasos y daños en las siembras. “Hemos tenido que volver a replantar debido a los daños por las tormentas, lo que provoca que parte de la planta haya quedado más débil”, apunta el secretario de agricultura de UPA-UCE, José Cruz.

Las altas temperaturas de las últimas semanas están generando problemas como el fitosanitario y el asolanamiento del tomate, que provocarán una reducción adicional importante que todavía no se puede concretar.

Con respecto al mercado nacional e internacional de tomate transformado, desde UPA-UCE señalan que “se está produciendo una subida de la demanda con respecto a años anteriores lo que conllevará una subida de los precios para las industrias”.

Esta organización agraria reclama que una parte de esos beneficios repercuta en una subida de precios para los agricultores, que están produciendo con “precios congelados” en los últimos años a pesar de las subidas de los costes de producción. “Nos podemos encontrar con la paradoja de que en un año de bonanza para la industria, los agricultores no sean capaces de cubrir costes”, advierte Cruz.

Comparte en tus redes sociales: