NOTICIA PATROCINADA POR TRASUR S.L.

 

Más apoyo a las primeras hectáreas y cabezas de ganado, la máxima ayuda redistributiva y un techo de ayudas que tenga en cuenta el empleo. La fórmula de UPA para que la PAC sirva a quienes más lo necesiten.

“Las reformas tienen que servir para mejorar las cosas”. Es el mensaje que ha transmitido hoy el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, al ministro de Agricultura, Luis Planas, en la reunión del Comité Asesor Agrario en Madrid. Un mensaje que apela a las ansias de cambio de una política que en las últimas décadas no ha logrado algunos de sus principales objetivos.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha participado en un nuevo encuentro con el equipo del ministerio de Agricultura, con su titular a la cabeza, y con el resto de las organizaciones representativas del sector. El principal asunto abordado ha sido la reforma de la Política Agraria Común, que afronta su tramo final con la redacción del Plan Estratégico Nacional, que España debe presentar antes de fin de año.

UPA ha propuesto que el Plan Estratégico tenga un espíritu reformista, y sirva para corregir defectos y plantear soluciones a los problemas del campo español. Sobre la figura del agricultor activo, el secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha asegurado que se debe tener en cuenta la actividad, la dedicación y el origen de los ingresos y no el nivel de ayudas percibidas: “Hay agricultores que no cobran ayudas de la PAC y son profesionales como la copa de un pino”, ha sentenciado.

“A nosotros nos preocupan más los 2.000 perceptores que se llevan el 10,5% del presupuesto que los más de 400.000 que cobran menos de 5.000 euros”, ha declarado Ramos en rueda de prensa al término de la reunión. “De esos 400.000, apenas una mínima parte no reúnen el requisito de que el 25% de sus ingresos provengan de la actividad agraria”, ha asegurado.

“Las ayudas de la PAC tienen que ser para la agricultura familiar y profesional, porque históricamente no ha sido así”, ha remarcado Ramos. “Ahora tenemos una oportunidad para beneficiar a los que más lo necesitan”.

Para ello, deben establecerse techos máximos de ayudas por explotación, teniendo en cuenta los costes laborales. Es decir, las explotaciones que generen el suficiente empleo verán los techos aumentados.

Para apoyar a la agricultura familiar, UPA propone dotar de una ayuda mayor a las primeras hectáreas y a las primeras cabezas de ganado, tanto en las ayudas asociadas como en los ecoesquemas.

Sobre la ayuda redistributiva, UPA defiende que España destine el máximo que permite el reglamento comunitario. “La ayuda redistributiva tiene que servir para beneficiar a los agricultores y ganaderos de las explotaciones agrarias familiares y profesionales, dejando fuera obviamente a las que superan el techo por explotación”, ha declarado.

Modificación de la Ley de la cadena alimentaria: un éxito del sector

Tras el Comité Asesor Agrario, el líder de UPA ha valorado muy positivamente la aprobación ayer en el Congreso de los Diputados de la modificación de la Ley de la Cadena Alimentario. “Debemos darnos la enhorabuena porque es un trabajo de todo el sector con el conjunto de las fuerzas políticas y que ha obtenido un amplio respaldo”.

Las principales novedades de la Ley son la prohibición de la venta a pérdidas en todos los eslabones de la cadena, incluyendo el canal Horeca; la cobertura de mayores garantías para los denunciantes y la creación de un registro de contratos, lo que aportará transparencia a estas operaciones. UPA considera que se ha logrado una Ley que protege más a los productores. “Ahora es fundamental garantizar su cumplimiento”, han explicado.

Comparte en tus redes sociales: