La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) pide a las fuerzas políticas, a las instituciones y a las organizaciones sociales europeas un gran pacto para que la Política Agrícola Común (PAC) se oriente a luchar contra el despoblamiento y a proteger y fomentar el modelo familiar de producción de alimentos.

Tras la aprobación en comisión esta semana de los reglamentos que deben reformar la PAC para los próximos seis años, UPA lamenta que finalmente no se haya llegado a tiempo para culminar el proceso de reforma en este periodo legislativo. Será la próxima Eurocámara que surja tras las elecciones del 26 de mayo la que deberá configurar y aprobar finalmente la nueva PAC.

UPA defiende el papel “esencial” que juegan las explotaciones familiares a la hora de producir alimentos de calidad a un precio razonable para toda la sociedad, gestionando el territorio, cuidando el medio ambiente y llenando de vida los pueblos.

 

La organización opina que carácter multifuncional del modelo familiar debe ser protegido y apoyado por la PAC.

 

Según indica en una nota, la clave para garantizar el futuro de Europa y de su sistema agroalimentario es afrontar con claridad la falta de relevo generacional. En España, los perceptores de ayudas de más de 65 años son casi el 38% del total. Sin embargo, apenas un 18% son menores de 44 años. UPA apuesta por la creación de medidas que favorezcan la cesión de tierras desde los mayores que se jubilan a jóvenes que se incorporan a la agricultura o la ganadería.

“Desmantelar la PAC o renacionalizarla tendría consecuencias nefastas para la delicada economía agraria, para el mundo rural y para el medioambiente”, advierten desde UPA. “La sociedad europea no debe consentir que se ponga en entredicho su modelo agroalimentario, para lo que es imprescindible asegurar una PAC verdaderamente fuerte, con presupuesto suficiente y que no ignore los desequilibrios del mercado que debilitan a los agricultores y ganaderos”.

 

Comparte en tus redes sociales: