Los precios de los cereales han bajado en los últimos días tras la salida de grano de los puertos de Ucrania, pero, según las organizaciones agrarias ASAJA y COAG, las caídas son demasiado rápidas, excesivas y lo hacen muy deprisa y las cotizaciones apenas permiten cubrir costes de producción al agricultor español.

Los responsables sectoriales de cereales de Asaja y COAG han subrayado este lunes, en declaraciones a Efeagro, que las lonjas y los mercados españoles reflejaron rápidamente la caída de las cotizaciones como consecuencia del inicio del desbloqueo del grano ucraniano.

Pedro Gallardo (Asaja) se ha remitido a los datos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), según los cuales los precios disminuyeron en julio, sobre todo el trigo (-14,5%) tras el acuerdo para desbloquear las exportaciones desde los principales puertos en el Mar Negro.

En París, las transacciones reflejadas este lunes por el operador europeo de mercados bursátiles Euronext muestran que los precios del trigo y del maíz han bajado hasta un 4% respecto a los contratos de la jornada anterior.

En Chicago, el maíz también ha cotizado a la baja (-3%) pero el trigo está subiendo hasta el 8,5%.

Por el contrario, los costes de producción para los agricultores españoles se han encarecido y «no salen las cuentas a los productores cerealistas», según Gallardo.

LAS COTIZACIONES HAN BAJADO «MUY DEPRISA Y DE FORMA MUY SOSPECHOSA, NO ES NORMAL»

El campo español vive además una de las campañas de cereales más anómala de los últimos años, marcada por los efectos de la guerra de Ucrania y por la reducción de cosechas y de rendimientos a causa del calor.

Una disminución nacional del 30 ó 35% respecto a un año normal (aunque desde Cooperativas hablan de un 23%) pero asumen que en algunas zonas productoras españolas la bajada es superior, según ha apuntado el responsable de cultivos herbáceos de COAG, José Roales.

Respecto a las reacciones a la salida de barcos de Ucrania con grano, ha apuntado que las cotizaciones han bajado «muy deprisa» y de forma «muy sospechosa, no es normal».

Roales ha confiado en que los precios pagados al agricultor vuelvan a niveles anteriores a la crisis de Ucrania porque ahora «rondan o incluso están por debajo» de los niveles de rentabilidad.

No obstante, ha precisado que el mercado está relajado porque ahora mismo, como ocurre otros años por esta época, no se están realizando ofertas y la comercialización se reactivará en septiembre.

agroinformacion.com

Comparte en tus redes sociales: