Esta organización agraria ha reclamado al Ministerio de Agricultura un etiquetado “más claro” que incluya el porcentaje de miel de cada país de procedencia, su origen floral, si está pasterizada, y que la información sea fácilmente visible en los envases.

 

UPA ha remitido al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación “unas observaciones” ante el proyecto de Real Decreto por el que se modifica el R.D. 1049/2003 relativo a la norma de calidad de la miel. Dicho informe tiene por objetivo la implantación de un etiquetado obligatorio más detallado sobre el origen de la miel, que debe recoger los países de origen de cada una de ellas en el caso de que sean de mezcla.

En una nota de prensa afirman que la demanda de un etiquetado claro se hace “muy necesaria” en una región como la nuestra, ya que Extremadura cuenta con más de 1.450 apicultores que la sitúan como la primera comunidad autónoma por colmenas, apicultores y tamaño medio de las explotaciones.

Esta organización, que llevaba demandando muchos años un etiquetado claro, considera insuficiente la simple mención aunque se indique en un orden decreciente. “Para nosotros es muy importante cuidar la trazabilidad de un producto como la miel, que tiene una sensibilidad especial, para conseguir que llegue al consumidor con la máxima información posible”, explica el responsable del sector apícola de UPA-UCE Extremadura, Antonio Prieto.

Por tanto, para UPA es imprescindible que el etiquetado incluya una información “transparente y clara” donde se dé a conocer los países de origen de la miel (sobre todo si se trata de mezclas) y la procedencia floral, tanto para ofrecer una información completa al consumidor como para proteger la actividad de los apicultores, afirma

“En el caso de mieles mezcladas, los consumidores deberían encontrar toda estas indicaciones que reclamamos de una manera clara y de fácil lectura”, destaca Prieto.

Desde nuestra organización también planteamos que se debe indicar si la miel ha sido tratada por un proceso de pasterización. “Todos los datos son importantes y cuanto más información tenga el consumidor, mucho mejor”, apunta Prieto.

Por otro lado, UPA recuerda la necesidad de reforzar los controles para evitar fraudes con la utilización de la práctica del microfiltrado.

 

Comparte en tus redes sociales: