Extremadura ha suspendido cautelarmente la recogida nocturna por medios mecánicos de aceituna en olivares superintensivos por posible daño a aves silvestres, como ya sucediera en Andalucía hace un mes.

El sistema intensivo de cultivo del olivo tiene unas densidades de entre 200 y 600 árboles por hectárea y el sistema superintensivo de cultivo del olivo consta de hileras de olivos muy jóvenes con disposición en seto con los que se consiguen densidades de entre 1.000 y 2.000 árboles por hectárea, aumentando la densidad de los marcos de plantación.

Este último está caracterizado por la mecanización de la recolección por cosechadoras cabalgantes que pasan por encima de los setos, derribando la fruta mediante un vareo realizado por la maquinaria en su interior.

 

LA JUNTA REALIZARÁ UN ESTUDIO PARA CONOCER EL IMPACTO GENERADO SOBRE LAS ESPECIES SILVESTRES POR LA RECOGIDA NOCTURNA EN EL OLIVAR SUPERINTENSIVO

 

La resolución, publicada este lunes en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), señala que España, y especialmente Extremadura, es lugar de paso de millones de aves migratorias que, procedentes de latitudes más elevadas de Europa, cruzan la península buscando áreas más cálidas donde pasar el invierno.

De igual forma, pone de manifiesto que “se desconoce el potencial impacto ambiental sobre la avifauna derivado de la recolección con máquinas cabalgantes durante la noche en el olivar en seto”.

Por ello, con el objetivo de compatibilizar las prácticas agrícolas con la conservación de la biodiversidad, teniendo en cuenta la preocupación que ha manifestado la Comisión Europea al respecto, y considerando las repercusiones que podría tener sobre el sector olivarero, por parte de la Administración ambiental “se considera conveniente tomar medidas preventivas”.

De forma paralela, la Junta realizará un estudio cuyas conclusiones servirán de base para conocer el impacto generado por la recogida nocturna en las explotaciones del olivar superintensivo sobre las especies silvestres de la región, y en especial de las especies incluidas en las Directivas de Aves y de Hábitat.

A través de este estudio, que será realizado en coordinación con el Estado y otras Comunidades Autónomas y que comparará la biodiversidad existente en las parcelas con cosecha diurna frente a los de cosecha nocturna, “se constatará si existe un problema de carácter ambiental, derivado de la modalidad de aves y otras especies por la cosecha nocturna del olivar en régimen de superintensivo”.

Por todo ello, el Ejecutivo extremeño ha acordado adoptar, como medida preventiva para la conservación de la biodiversidad, a partir del 12 de noviembre hasta el 1 de septiembre de 2020, la suspensión cautelar de la recogida nocturna de aceituna en olivar en superintensivo o en seto mediante el uso de cosechadoras cabalgantes.

La suspensión se hará efectiva entre la puesta de sol (ocaso) y la salida del mismo (orto) establecidas por el Instituto Geográfico Nacional para cada localidad y para cada día del año, en base al Principio de Precaución.

Se podrá autorizar expresamente por la Dirección General de Sostenibilidad la recogida nocturna en aquellas parcelas en las que se vayan a desarrollar los estudios previstos para la evaluación del impacto generado por dicha práctica.

agroinformacion.com

Comparte en tus redes sociales: