Las tormentas de lluvia y granizo registradas este pasado miércoles en distintas zonas de Extremadura han provocado daños en producciones de olivar, viñedo y tomate, mientras que, con carácter general, las trombas de agua pueden perjudicar también a la producción de pimiento para pimentón.

Así, el cultivo más afectado por el pedrisco y las intensas lluvias ha sido el olivar y la zona donde ha caído la mayor parte del pedrisco ha sido en la comarca pacense de Azuaga, señala UPA-UCE en nota de prensa.

Según las primeras estimaciones de UPA-UCE, las localidades más afectadas por el pedrisco han sido Azuaga, Zalamea, Monterrubio, Esparragosa de la Serena, Berlanga, Maguilla, Higuera de Llerena, Villagarcía de la Torre, Granja de Torrehermosa, Peraleda del Zaucejo y la comarca de Coria.

Por su parte, en la Campiña Sur, una tormenta de poco más de tres minutos dejó importantes daños en el campo, donde quedó principalmente afectado el olivar de la zona, mientras que en el norte de Cáceres, las producciones de tomate que quedaban sin recoger de la comarca de Coria se han visto afectadas por las trombas de agua, donde también puede perjudicar a las producciones de pimiento para pimentón.

Ante esta situación, UPA-UCE Extremadura reclama agilidad en las peritaciones y lamenta que el principal cultivo afectado, el olivar, tenga un porcentaje bajo de aseguramiento, por lo que los agricultores no podrán contar con la cobertura del seguro agrario.

Comparte en tus redes sociales: