El documento que hace llegar la v铆ctima, Mar铆a Francisca Rubio, de los sucesos que le han acontecido, a la Asociaci贸n para la defensa de la inclusi贸n educativa de Extremadura, junto con una autorizaci贸n no聽solo para hacerlo p煤blico, sino para ejercer como agente mediador, por la falta de fuerza f铆sica y moral, saca a la luz una larga lista de actuaciones que son generadoras de lo que el Protocolo de la Junta de Extremadura entiende como acoso laboral, acoso moral, mobbing durante m谩s de una d茅cada.

No es capaz de incorporarse a su puesto de trabajo este inicio de curso, ni su psiquiatra ni psic贸logo se lo permiten. Ha buscado constantes salidas del centro educativo, en el cual tiene su plaza ganada por聽derecho propio en proceso de concurso oposici贸n, rechazada otros procesos selectivos, para salir del centro incluso teniendo entrevistas previas con un SI verbal de otro centro, que en unas horas es un NO institucional, lo que hace seg煤n nos comunica, que no sea ya capaz de discernir ya hasta donde pueden alcanzar las redes del acoso, la presi贸n institucional que siente sobre su vida.

 

Pese al miedo a publicar su situaci贸n, sus familiares m谩s cercanos ya le amparan diciendo que, aunque tengan que llegar a Estrasburgo, lo har谩n, porque est谩n seguros de que la administraci贸n educativa demostrar谩 todo su poder una vez m谩s, para desprestigiarla, ningunear y dejarla socialmente vendida a la opini贸n p煤blica.
鈥淣o soy capaz de conseguir que nadie me crea, ya no s茅 a qui茅n tengo que acudir, he sufrido el asalto a las leyes que me deben proteger como docente a la hora de elegir docencia, la usurpaci贸n de聽documentos de mi bolso delante de compa帽eros, las persecuciones por el centro educativo, los intentos de abrir expedientes disciplinarios sin motivos, encerronas en despachos a gritos, no concesi贸n de cargos, como la Jefatura de mi departamento, siendo la 煤nica persona con plaza definitiva en el centro en dicho departamento, con m谩s antig眉edad y amparada por la ley, negativas constante a la innovaci贸n y volver incluso al alumnado en mi contra, que me reclama sus derechos en momentos, que yo estoy de baja laboral, bajo el auspicio de los que deben proteger la norma y a las personas鈥. Este es su relato, esta es su historia:

Mar铆a Francisca Rubio, tras autorizar expresamente a la Asociaci贸n para la defensa de la inclusi贸n educativa de Extremadura no solo a realizar esta nota de prensa, sino a ser mediadora en su situaci贸n, ya que su estado emocional no le permite poder enfrentarse a m谩s situaciones de vejaciones, ninguneo, desprecio hacia tu actividad profesional, pese a acudir al Servicio de Prevenci贸n de Riesgos Laborales,聽comunicar activamente que sufr铆a acoso laboral, informar a la inspecci贸n educativa de su situaci贸n, pedir reuniones con esta, que nunca le han sido concedidas, etc., siente que en ning煤n momento, pese a todos los documentos aportados a la administraci贸n, reclamaciones, escritos, solicitudes, que tambi茅n env铆a a esta asociaci贸n para demostrarnos que necesitaba ayuda, solo ha recibido como soluci贸n, una adaptaci贸n del puesto de trabajo, en la que se recoge expresamente que no implica que se crea en la persona, sino que para evitar conflictos en el centro se realiza esa adaptaci贸n o se le indica que pida comisiones por circunstancias sobrevenidas, que no le son concedidas, o se le busca sitios fuera de su centro de destino, implicando viajar todos los d铆as, haciendo una vez m谩s de las v铆ctimas de estos actos, sufridores de las consecuencias.

Solo hablar con ella, ya se entiende el GRITO DE AUXILIO QUE EST脕 PIDIENDO SU SALUD, pero ya cuando lees toda la documentaci贸n, la adaptaci贸n y ves el 煤ltimo jaque mate realizado, entiendes que no solo necesita ayuda, sino lo 隆valiente que es al poner de manifiesto esta situaci贸n!

El miedo siempre ha estado presente, pero como dice Ismael Serrano, en su canci贸n 鈥淟a llamada鈥, es hora de que聽鈥淢e han robado la vida, la sonrisa, las ganas de disfrutar de lo que amo, de ser innovadora, de luchar, de pedir lo que es m铆o, porque haga lo que haga, todo se vuelve en mi contra, bajo el auspicio de los que tienen que ayudarme, prevalece la presunci贸n de inocencia del que comete los actos, sobre mi salud mental, profesionalidad dotada de premios y mi credibilidad, la de quien lleva a帽os intentando demostrar que sufre ACOSO LABORAL Y PSICOL脫GICO SIN DUDA ALGUNA y mostrar lo que le hacen en su centro de trabajo, que no es l铆cito, ni moral, 茅tico. Invitarla a salir del centro por comisi贸n de servicio solo alienta a que estas conductas se sigan dando cuando todo lo acontecido y demostrado documentalmente, incluso los recursos ganados, deber铆an ser un motivo para tomar serias medidas con aquellos que permanecen muchas veces en cargos que les amparan y de los cuales nadie los puede quitar鈥, nos comenta cuando hablamos.

 

Cuando nos pide que no pueda continuar, dejamos la conversaci贸n para otro d铆a, todo el tiempo ha intentado no llorar, ser fuerte y pensar que, si esto no sirve para m铆, tiene que ser algo que salga a la luz y que de aliento a otras personas para hacerlo tambi茅n.

Ese es el af谩n de Mar铆a Francisca, que alguien la crea, no la ponga en duda y para eso el consejo que le pudimos dar desde esta asociaci贸n fue que pusiera en marcha el Protocolo de actuaci贸n ante posibles situaciones de Acoso Psicol贸gico en el Trabajo, aunque si lees el documento, te das cuenta de que es tan dif铆cil que se llegue a demostrar que el sufrimiento que conlleva hace que muchas personas opten por marcharse de los centros donde lo est谩n sufriendo.

Su situaci贸n como docente con adaptaci贸n de puesto de trabajo, es decir con un derecho a la inclusi贸n real, adem谩s de como socia de ADIEEX, nos lleva a apoyar sin duda su grito de auxilio, no se trata de聽鈥淨ue el miedo cambie de bando; Que el precariado se haga visible; Que no se olviden de tu聽alegr铆a;

 

Que la tristeza, si es compartida, se vuelve rabia que cambia vidas que ADIEEX juzgue lo que pasa, solo lo estamos contando, pero s铆 darle los derechos que le amparan por ser socia, el derecho a defender su adaptaci贸n de puesto de trabajo, la cual seg煤n nos cuenta, nunca ha sido puesta en marcha,

Su situaci贸n emocional actual le impide incorporarse al centro, pero esto no ha impedido que permitan enviarle una 鈥渟upuesta queja de un alumno por no estar presente para resolver las dudas de ex谩menes en un momento en el que est谩 de baja laboral y no debe acudir al centro鈥. Es sabido que si est谩s de baja no puedes acudir a tu puesto de trabajo, pero adem谩s si estabas de baja en el 煤ltimo trimestre del curso anterior, no es a ti a quien deban reclamar, adem谩s, estas reclamaciones pueden ser resueltas por el jefe de Estudios del centro.

Por propia prescripci贸n de su psiquiatra y su psic贸logo, as铆 como el m茅dico que tramita las bajas por enfermedad, la cual deber铆a ser por accidente de trabajo, ya que las consecuencias son f铆sicas y ps铆quicas y no se deben a una enfermedad com煤n, sino son derivadas de lo sufrido en el centro. 鈥淟legas a pensar que es algo que te est谩s inventando, porque te lo repiten tantas veces que casi te lo crees, pero cuando tu psic贸logo te dice que lo que le cuentas tiene fundamento, que eres coherente en tu relato y que lo que te sucede se llama ACOSO LABORAL con todas las letras, ya no sabes que es mejor, o peor, lo que s铆 sabe es que est谩 indefensa y necesita ayuda.鈥, nos cuenta Mar铆a Francisca Rubio.

Para que puedan conocerla, Mar铆a Francisca es funcionaria desde hace m谩s de 17 a帽os y tiene una antig眉edad docente de 22 a帽os. Durante su vida profesional ha recibido m茅ritos, que en definitiva han servido para dar categor铆a al centro educativo donde deber铆a haber comenzado su curso escolar este a帽o y no puede por recomendaci贸n de su psiquiatra, psic贸loga y m茅dico, el cual procede este 煤ltimo, a dar de baja inmediatamente antes de comenzar el curso escolar, al valorar el estado de ansiedad, depresi贸n, p谩nico, apat铆a, p茅rdida de inter茅s por actividades que antes le produc铆an placer, alteraciones del sue帽o, con un insomnio grave, distorsiones cognitivas de fracaso, culpa, inutilidad, derivadas de los comentarios constantes que sufr铆a dici茅ndole que era una in煤til, que le llevaban a sentirse as铆, miedo claro a volver a trabajar, no solo por no ser capaz de desempe帽ar su puesto adecuadamente, sino por no saber qu茅 le va a pasar este a帽o, miedo a salir a la calle, hacer rutinas de vida, no solo se ha visto afectada su salud mental sino f铆sica: ha sufrido herpes zoster en la extremidad derecha, a煤n en tratamiento, trastornos gastrointestinales que derivan en ingreso por diverticulitis, colon irritable por nerviosismo, trastornos cardiovasculares por nerviosismo, presentando dolor en el pecho que si bien puede ser ansiedad, puede deberse a otras circunstancias, dolores musculares, mareos, dolores lumbares, cervicales…

Pero lo que no cuentan de Mar铆a Francisca Rubio, es que el cuarto a帽o de interina consigui贸 la Carta Erasmus, permitiendo al centro que el alumnado de los diferentes ciclos formativos haga sus pr谩cticas en pa铆ses europeos.

Ha conseguido dos premios Expertemprende, que reportan dotaci贸n econ贸mica y prestigio al centro que la rechaza, ha sido coordinadora Erasmus, lo que la llev贸 a su primera amenaza de Expediente disciplinario, pese a estar todo autorizado desde el centro.

Ya por necesidad solicita comisi贸n al IES Montijo, donde consigue el proyecto Leonardo en colaboraci贸n con 4 pa铆ses de la Uni贸n Europea y un proyecto de innovaci贸n del Ministerio de Educaci贸n, 鈥渢odo esto pod铆a haberlo realizado en mi centro de destino, sino sufriera las presiones que he sufrido鈥, nos dice abatida.

Ante la pregunta de si hab铆a solicitado asesoramiento nos dice un SI rotundo: 鈥渁 sindicatos, a la propia administraci贸n educativa, entrevistas con la inspecci贸n, nada ha sido atendido y nadie me ha ayudado, solo puedo decir que el Psic贸logo de prevenci贸n de Riesgos laborales es el que realiza la Adaptaci贸n de puesto de trabajo, para poner mediador entre parte del equipo directivo y yo, pero nunca se han cumplido, aunque lo he reclamado鈥.

鈥淓se es el motivo que me lleva a Adieex, ya la segu铆a anteriormente por la formaci贸n, por las reivindicaciones realizadas para otros compa帽eros, y eso me anim贸 a preguntar si me pod铆an ayudar, sorprendida ante la disposici贸n de hacerlo, el apoyo emocional, las recomendaciones de procesos administrativos y estar ah铆 para cuando necesito preguntar o pedir ayuda鈥, nos comenta.

Como presidenta de ADIEEX, le indic贸 que pese a decir hasta el hast铆o que somos una asociaci贸n que ha venido a sumar, no somos muy tenidos en cuenta, lo que implica luchar, apoyar, asesorar y hacemos todo lo posible para que se ponga en marcha el protocolo y por fin alguien la escuche. Pero tambi茅n y muy tristemente le tenemos que decir que por d茅bil que se sienta, tiene que empezar a coger fuerza, lo que est谩 haciendo, mandando a trav茅s de nosotros su historia a los medios de comunicaci贸n la va a poner en el punto de mira.

Sus palabras lo dicen todo: 鈥溌縌u茅 m谩s me van a hacer? lo s茅 y no s茅 de d贸nde voy a sacar las fuerzas, del apoyo de mi pareja, mi familia, amigos, de la asociaci贸n, pero s铆 tengo claro algo tras hablarlo en familia 隆que esto ocurra mil veces no justifica que se haga mil y una!鈥. Me han excluido y aislado de mi actividad profesional, he sufrido ataques persistentes y negativos para perjudicar mi rendimiento y poner en contra a compa帽eros y alumnado, han manipulado mi reputaci贸n personal y profesional, porque los rumores y calumnias me las mandan compa帽eros al inicio del curso, que no se atreve a decir yo estoy contigo, denegaciones inexplicables de realizaci贸n de proyectos etc, llev谩ndome a un vaciamiento paulatino de mis funciones, neg谩ndome derechos como ser Jefa de departamento y lo pero intentar constantemente perjudicarme mediante la interposici贸n de medidas administrativas que significan mi bloqueo, prejuicio personal y profesional, tanto con las amenazas de expedientes, como los expedientes realizados que luego no ten铆an fundamento, como alentar quejas del alumnado sobre mi ausencia laboral, en momentos en los que estaba de baja, esto ya ha sido el colmo del inicio de curso .

Y desde ADIEEX nos preguntamos, al igual que cuando sucede con los alumnos, 驴Por qu茅 la persona que sufre esto es la que tiene que irse?鈥. La presidenta de esta asociaci贸n, lo vivi贸 en sus propias carnes, lo comunic贸 en un acto similar, en el que te ves sentada delante de un inspector y un director por hacer tu trabajo, donde comunicas que sufres acoso y est谩 siendo velado, que has pedido ayuda en m煤ltiples ocasiones, que no has sido la 煤nica en el centro y en ese puesto, pero al final eres t煤 quien sale del centro porque no hay m谩s salida. Por eso es admirable la valent铆a de Mar铆a Francisca.

El d铆a que desde la Asociaci贸n le dijimos, no hace falta que nos mandes m谩s documentaci贸n, habiendo mandado m谩s de 100 folios de registros, escritos, reclamaciones, no pudo evitar no llorar, al ver que alguien la cre铆a.

驴C贸mo no vamos a creerla, si somos conocedores de estas circunstancias, si algunos las han vivido denunciado y no se ha hecho nada? Si pese a escribir en su nombre, con su autorizaci贸n para que nos dieran la explicaci贸n de la 煤ltima jugada, nos indican que ya le contar谩n a la afectada. Y sigue sin saber nada.

ES IMPOSIBLE PENSAR QUE NO SUCEDE NADA.

Por ese motivo desde la Asociaci贸n para la defensa de la inclusi贸n Educativa de Extremadura, apoyamos a una compa帽era docente que tiene una adaptaci贸n de puesto de trabajo, que la mayor铆a de las veces estas adaptaciones no se cumplen, aunque las reclames. No por parte del servicio de Prevenci贸n de Riesgos laborales que las tramita, ellos hacen su trabajo, sino por parte de los que deben cumplirlas, si son puestas en duda, cuando es acaso, una enfermedad o cualquier otra circunstancia, Mar铆a Francisca es merecedora no solo de la CREDIBILIDAD que no le dan, sino del apoyo de la Comunidad Educativa.

Algunas personas que desean mantenerse en el anonimato, eso es lo que causa la ley del miedo, la apoya:
Un familiar: 鈥淓l dolor que he visto en ella es tal que me resulta incomprensible la falta de protecci贸n y la inacci贸n de los responsables de la administraci贸n educativa. Es el tab煤 de la docencia. Basta ya, No al obscurantismo del acoso en los docentes. C.A (Profesor de secundaria de Francia): admiro su personalidad, esfuerzo, pasi贸n y entereza pese a lo que est谩 sufriendo.

 

Capacidades que, en lugar de ser reconocidas, desde la posici贸n de poder聽han ido mermando su vida laboral, una carrera llena de obst谩culos y sufrimiento.

J.M.P(colaborador proyecto Leonardo) : Trabajamos juntos, trabajadora, involucrada en el trabajo e interesada por mejorar sus conocimientos para aplicarlos como profesional de la docencia. Cualquier reto que se le propuso, lo acept贸 y lo desarroll贸 con 茅xito, form谩ndose e inform谩ndose pensando en sus alumnos que, al fin y al cabo, son la raz贸n de su trabajo. No merece ser tratada como se le est谩 tratando en el centro de trabajo, las personas que impiden el desarrollo profesional de Francisca est谩n contribuyendo a que en el d铆a a d铆a no consiga desconectar ni olvidar las situaciones a las que est谩 siendo sometida. Estas personas no tienen en cuenta c贸mo afecta m谩s all谩 del trabajo a otras
personas que convivimos con la afectada.
M.O (Psic贸loga jubilada): soy amiga desde hace a帽os, es muy trabajadora, innovadora y creativa. Valores que favorecen y prestigian el buen hacer de cualquier profesor e incrementan la excelencia del alumno. Pero las trabas, abusos de poder e incapacidades de los que han ejercido como sus superiores han impedido, una y otra vez, que su trabajo pudiera ser realizado acorde a los requerimientos de los contenidos a impartir y de las capacidades de los alumnos a desarrollar, quedando su docencia desdibujada, restringida y reducida a su m铆nima expresi贸n de literalidad. Los tratamientos m茅dicos y psicol贸gicos est谩n actualmente ayud谩ndola, pero nadie deber铆a pasar por esta聽situaci贸n.

As铆 que solo podemos cerrar esta nota de prensa con la siguiente frase: 鈥渃uando prima la ley del silencio y del miedo es cuando es m谩s necesario QUE EL MIEDO CAMBIE DE BANDO鈥.

 

Desde ADIEEX hemos puesto voz a su agon铆a. Era necesario contar lo que ella ya no puede. Esperamos que el protocolo que ha puesto en marcha le respalde y le ayude y no sea un arma m谩s que聽usar en su contra. Ahora no pueden decir, que nadie sab铆a nada o que nadie dijo nada.

Desde ADIEEX, solo esperamos que Mar铆a Francisca Rubio vuelva a sonre铆r. Y tirando de refranero, 鈥淣o maten al mensajero鈥, el origen de este dicho es muy antiguo, tiempos en los que reyes, gentes poderosas, ordenaban matar a los mensajeros que les tra铆an mala noticias o anunciaban聽hechos que les causaban inconvenientes. Pero en este caso es necesario hasta indicarlo.

Comparte en tus redes sociales: